September 9, 2011

Historia de la Escritura Japonesa. Vol. 2

Hablar sobre la historia de la escritura japonesa resulta un trabajo complicado debido a que es un tema complejo, formado por muchas teorías y fuentes de diversa índole.

Al hablar de escritura japonesa, lo primero de lo que debemos tratar es sin lugar a dudas su procedencia, en este caso, China: El japonés en sus inicios es un idioma puramente fonético, sin ninguna clase de transmisión escrita, es decir, sin escritura propia. Por esto, llegado cierto momento en su historia parecen inclinarse a tomar la escritura china como medio de transcribir su propia lengua.

Resulto el tema de su origen nos encontramos con una cuestión bastante importante, y a su vez difícil de responder: ¿Por qué precisamente se toma la escritura china como base para transcribir los fonemas del idioma japonés?  A nivel gramatical, y fonético, la lengua china y la lengua japonesa pertenecen a dos ramas lingüísticas distintas.  Es decir, no tienen ningún parecido a nivel gramatical. ¿Acaso no podrían haber ideado su propio sistema de escritura? ¿O escoger los caracteres de otra lengua más parecida la a la suya? Ciertamente son cuestiones a tener en cuenta. Sin embargo, son cuestiones que tienen su explicación lógica y que procedemos a explicar a continuación.


La escritura entra en Japón durante el periodo Asuka (645 - 710). Este período está marcado, además, por la entrada del budismo en Japón. Dejando aparte los conflictos que se produjeron ante este hecho, debemos saber que fueron el príncipe Shotoku y la emperatriz Suiko, en el año 593, quienes implantaron el budismo como religión oficial del Estado paralelamente al sintoísmo que no perdía en ningún momento su carácter como religión oficial.

La entrada del Budismo en Japón puede parecer irrelevante dado el tema que estamos tratando, no obstante, estos dos hechos están muy relacionados. La entrada en Japón del budismo a finales del siglo VI supuso un contacto mucho más intenso con el resto de culturas asiáticas, especialmente con la cultura china.
Así pues, sería el príncipe Shotoku, quién, profundamente fascinado con estas culturas, impulsaría el uso de la escritura china que había llegado a sus tierras a través de Corea. Seguramente la introducción de la escritura tuviera mucho que ver con la centralización del Estado que se da durante este periodo y a manos de éste príncipe.            

Se cree que durante el reinado de este príncipe se redactaron varios libros sobre historia o religión, no obstante, parece ser que todo este importante legado se pudo haber perdido en el incendio de la biblioteca de los Soga en el año 645.

De esta manera queda explicado el por qué es la escritura china la escogida para transcribir el idioma japonés a la lengua escrita.

Aclaremos que en estos primeros momentos, durante el período Asuka, aunque ya hay escritura, esta no es una escritura japonesa, pues realmente es la escritura china, aunque utilizada para transcribir el idioma japonés. Así, los japoneses le dan a los caracteres chinos, el nombre de Kanji (), literalmente  letras de los Kan (o Han).

Así pues, los Kanji () son el resultado de la adaptación de la escritura china a la lengua japonesa, adaptación que se lleva a cabo a lo largo del s. VII dentro del proceso de consolidación de la escritura en Japón. 

Como ya se ha mencionado anteriormente, estos sólo tienen un sentido ideográfico, actuando además como raíz de las palabras, no obstante, hay casos en los que por una razón u otra, un Kanji no obedece a su significado original y se toma por su valor fonético. Estas combinaciones reciben el nombre de “Ateji” (当て), anteriormente este fenómeno se dio en la escritura como un silabario kana que explicaremos detalladamente a continuación.

Así, durante el período Nara (710 – 794) los primeros indicios de una escritura propiamente japonesa empiezan a hacer su aparición. Por lo que a literatura se refiere, los más antiguos libros conservados son de esta época. Son dos compilaciones de hechos históricos que abarcan desde la propia creación del archipiélago japonés.

No obstante, y pese a los interesantes que puedan resultar estas compilaciones a la hora de encarar la historia de Japón, para el tema que estamos tratando la obra que verdaderamente nos interesa es una recopilación que se realizó en el siglo VIII de alrededor de 4.500 poemas, redactados entre mediados del siglo VII y la primera mitad del siglo VIII. Este conjunto recibe el nombre de Man’yôshû (万葉, Antología de la Miríada de hojas), y será la obra que de nombre a un antiguo sistema de kana japonés, el Man’yogana (万葉仮).

La cronología de este silabario no está totalmente definida en el tiempo. Si bien se sospecha que puedo utilizarse desde el siglo VI, no hay una constancia real y probada de ella hasta el período Nara, del cual tenemos diversos escritos que dan fe de su utilización.

La característica básica y más representativa del man’yogana es que utiliza los Kanji por su valor fonético, en lugar de por su valor conceptual. (Este fenómeno en la actualidad se da en algunos casos y recibe en nombre de “Ateji” como se ha mencionado anteriormente). Así pues el mismo sonido podía ser representado por una gran variedad de Kanji, y quedaba en manos de los escritores el decidir qué Kanji utilizar según el significado de aquello que querían expresar.

Así mismo, los dos silabarios, kanas, que son utilizados en la actualidad, derivan de este antiguo silabario. Además, el uso múltiple de los Kanji como medio para representar una única sílaba condujo a otro sistema de kana, alternativo al hiragana conocido como Hentaigana (変体仮名) y que fue oficialmente no recomendado en el año 1900. Actualmente, el man’yogana sigue siendo utilizado para algunos nombres de regiones, especialmente en la isla de Kyushû.

Ahora procedamos a hablar de la evolución del man’yogana hasta los actuales silabarios hiragana y katakana.

Parece ser que de estos dos silabarios el más antiguo en el tiempo es el Katakana. Su creación se les atribuye a los monjes budistas que habían entrado en Japón en el período Asuka, en concreto al monje Kukai (774 – 835), conocido bajo el nombre de Kobo Daishi, que vivió a finales del período Nara.


En la imagen superior se muestra la evolución desde el man’yogana hacia el katakana. Los trazos señalados en rojo son los segmentos de los caracteres man’yogana que fueron utilizados en el katakana.
El katakana surgirá como una simplificación de los caracteres utilizados en el man’yogana, no sólo a nivel escrito, sino fonético, pues sabemos que el man’yogana podía expresar más sonidos que el hiragana y el katakana.

Se desarrolló como un tipo de escritura taquigráfica, con el fin de lograr escritura rápida y concisa que permitiera a los escribas del momento captar lo que se hablaba para poder dejar posterior constancia de ello en un soporte duradero. Es por ello que era imprescindible la simplificación de los trazos que claramente se percibe.

El Katakana no tomará su uso actual hasta después de la Segunda Guerra Mundial, cuando por los intentos de los norteamericanos de abolir el sistema de escritura japonés tomará especial fuerza. Anteriormente a este momento, las palabras extrajeras eran representadas por caracteres tomados del chino, pero desde el intento de abolición de su escritura, las palabras extrajeras se escriben en katakana basándose en su sonido. Por ejemplo: España – Spain – Supein - スペイ.

Por otro lado, el hiragana evoluciona desde los caracteres man’yogana que estaban escritos en cursiva, con un estilo conocido como sôsho.  El surgimiento de este tipo de escritura, más redondeado y cursivo, es atribuido a las mujeres de la corte, que lo utilizarían para escribir sus propios diarios, y algunos poemas.


En la imagen superior se muestra la evolución hasta el hiragana. Los primeros caracteres que aparecen leyendo desde arriba son caracteres man’yogana. Los caracteres en rojo, son esos mismo caracteres escritos con el estilo sôsho, dándoles un aspecto más cursivo y de trazos rápidos. Y finalmente, los últimos en aparecer son los caracteres de hiragana, tal y como se los conoce hoy día.

Al ser una escritura ideada por mujeres, y debido a la posición de las mismas en la sociedad japonesa, este tipo de escritura tuvo durante muchos siglos una fuerte connotación femenina (de hecho aún hoy en día tiene ciertas connotaciones femeninas y hasta cierto punto infantiles) y no sería hasta prácticamente a raíz de la Revolución Meiji, la entrada en el siglo XX y la ocupación norteamericana de la postguerra, cuando se hizo necesaria una regulación de los kanas que situaría el hiragana y el katakana en sus usos actuales.

Desde la consolidación de estos dos silabarios, su uso se va haciendo cada vez más común entre los japoneses, no obstante, siempre permanecen separados de la escritura Kanji, en ningún momento parece haber una intención de mezclarlos como ocurre en la actualidad donde se complementan entre sí.

Esto será así hasta el siglo X, que trae consigo el boom literario en Japón, y con él, la que posiblemente sea la obra más representativa de la literatura japonesa en la antigüedad. Esta no es otra que Genji Monogatori, traducida a nuestro idioma como La Historia de Genji y será en esta obra dónde por primera vez en su historia escritura Kana y escritura Kanji se ven mezcladas entre sí.  

Ese sistema de escritura esta englobado en el llamado japonés clásico, que va desde el siglo X, hasta la Revolución Meiji, dónde empieza a decaer, y aunque sigue activo en publicaciones oficiales y periódicos, los escritores y personas de a pie optan por utilizar el japonés moderno que terminaría por adoptarse oficialmente tras la Segunda Guerra Mundial, no obstante, en la actualidad continua teniendo un uso literario, sobretodo en géneros tradicionales como es por ejemplo el Haiku.

---
Bueno, pues pese a la total falta de opiniones en la primera parte de este trabajo, he decidido publicar la segunda parte. A ver si de casualidad tienen una mejor acogida y os sentís con ánimos de comentarme qué os parece.
También quería comentar, tal y como lo hice en la primera parte, que esto está sujeto a cambios, pero necesito tiempo para poder analizar los nuevos libros que han caído en mis manos sobre el tema.
Y por último, pediros que comentéis, realmente me encantaría saber vuestra opinión.

7 comments:

  1. Me encanta *-* Aprendo más leyendo esto que en cualquier libro o documental. >//< En serio, esto me encanta. -^^-

    ReplyDelete
    Replies
    1. Jo, muchísimas gracias preciosa >.<
      Realmente tengo que mejorarlo, a ver si me pongo a trabajar en ello y saco algo más decente xD

      Delete
  2. Aaah, eso explica porqué Murasaki, cuando escribe la Novela de Genji a veces corta los poemas (que estarán en Kanji, pero eso no se ve en la versión española), diciendo "y no comento más, que no está bien que una mujer escriba estas cosas". Sólo cuando sabes que lo de escribir poemas en Kanji era un tema de hombres, cobra esa frase significado y me hace pensar en lo moderna que era aquella escritora, atreviéndose no sólo a romper moldes, sino a configurar el sistema mixto de escritura japonesa.

    Enhorabuena por el post, llevaba tiempo buscando esta información del origen de los Kana. Hasta hoy no tenía claro porqué se usan como se usan.

    Y los cuadros de los Kanji de origen, una pasada. Me servirá para memorizar los sonidos y grafías de unos cuantos Kanjis más (7 años de estudiar japonés sirven para darse cuenta de lo poco que sabe uno). Agradecido.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Si te soy sincera aún tengo pendiente por leer la Novela de Genji, pero con esto que me has dicho me han entrado aún más ganas de leerla.
      Por otro lado, ha sido un placer escribir esto. Imagino que aún me faltan muchas cosas, y espero poder ir mejorándolo poco a poco :)
      Muchas gracias por tu comentario ^^

      Delete
  3. Anonymous17.9.12

    Gracias por este gran trabajo, (Vols. I y II) me ha ayudado mucho a comprender el sistema de escritura japonés y con tu permiso, voy a copiarlo (a mano, naturalmente), para poder asimilarlo mejor.

    Gracias también por esos esquemas de evolución de los kanas (hiragana y katakana), desde los kanji.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Me alegro muchísimo que este trabajo te haya servido de ayuda y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo de comentar :)

      Delete
  4. Arigato ! La informacion me fue muy útil, gracias !

    ReplyDelete

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...