October 12, 2014

¡Fandoms! Eso...¿se come?

Todos, alguna vez en nuestra vida hemos pensado "¡Con el fandom hemos topado!" y si aún no lo habéis hecho, creédme, lo haréis. Es alguna especie de ley universal, una prueba vital que todos hemos de pasar en algún momento.

No obstante, vamos por partes. ¿Que narices es un fandom?

Según nuestra amiga Wikipedia vamos a hacerle caso en esta ocasión, pero que no sirva como norma, un fandom es, y cito textualmente, "palabra de origen inglés que proviene de la contracción de fantic kingdom (Reino Fan) que se refiere al conjunto de aficionados a algún pasatiempo, persona o fenómeno en particular." En resumidas cuentas, un puñado de gente que comparte un gusto en común; En la versión inglesa te dan una explicación más extendida y elaborada del asunto, como viene siendo normal.

Para la RAE directamente no existe la palabra.



Pero tiempo al tiempo, aceptaron otubre y setiembre, ¿cuánto pueden tardar en incluir fandom en el diccionario?

Aclarado ya el tema sobre qué es un fandom hay que saber, y aceptar, que hoy día podemos encontrar fandoms de todo tipo, sobre grupos de música, series, actores, los sumamente kawaii culos de tus mascotas y un largo etcétera. ¡Ah! Y cada fandom tiene su propio nombre, y no, no quiero entrar en eso porque realmente no me explico de dónde los sacan algunos, ni siquiera algunos de los que formo parte. Porque sí, damas y caballeros, todos nosotros, aunque lo neguemos, lo escondamos, gritemos a los cuatro vientos lo mucho que odiamos estos conjuntos "elitistas y snobs" hemos, o incluso aún lo hacemos, formado parte de uno o varios fandoms; algunos realmente vergonzosos que si tus amistades actuales lo descubriesen dejarían de hablarte, sin duda. 

Por cierto, dije que no iba a entrar en nombres de fandoms pero... ¿Narutards? Really?  

Sin embargo, un fandom implica bastante más que un nombre divertido. Son gustos en común, personas que encuentran un espacio dónde dar rienda suelta a sus aficiones mediante arts, cosplay, roleplays o simplemente la forma más común, seamos justos hablando con otras personas que comparten sus "feels"; vamos lo que siempre se ha llamado sentimientos pero que queda mucho más bonito si lo pones en ingles, porque cuando algo te gusta, y te gusta de verdad, despierta eso. Sentimientos. 

Por supuesto, también hay fangirls y fanboys. Aún no decido quienes me generan más pavor, aunque los segundos van ganando. 



Sin embargo lo realmente malo, y triste si se me permite la connotación, del tema "fandom" es que parece que siempre destaca lo peor. Las hordas de quinceañeras que se lanzan en una cruzada contra todo aquel que critique de una forma u otra a su ídolo. Pero es que están en esa edad, y cuando tengan cinco o diez años más igual leen esta publicación y hacen lo que muchos de mi edad, o mayores, hacemos, reírse mientras se preguntan qué les pasaba por la cabeza para hacer esas cosas. 

Por suerte o por desgracia, que el tiempo decida tengo gustos de lo más variado que me han permitido pasar por multitud de fandoms. En todos ellos, sin excepción, he pasado malos ratos, he encontrado gente con la que he discutido y he tenido momentos en los que estaba harta del grupo, serie o artistas que seguía por "culpa" del fandom. Pero, también he dado con gente absolutamente genial, artistas de calidad, personas con las que al final he terminado compartiendo mucho más que un gusto, a veces pasajero, en común. Así qué... algo bueno tendrá que tener el fandom, ¿no?

Además, una vez superada la difícil prueba por la cual exclamas periódicamente "¡con el fandom hemos topado!" uno vive mucho más feliz. Con amistades con las cuales puedes bromear sobre ese cantante al que admiras pero te resulta indecentemente divertido hacer bromas acerca de lo diva que puede ser, o incluso despotricar sobre ese personaje que todo el fandom ama pero que yo pienso que está metiendo la pata tan al fondo que pronto podrá patear el culo de alguien en Australia, e incluso hablar libremente de final tan cutre que se le está quedando a Kishimoto a cinco semanas del final del manga. También puedo permitirme hacer drama durante siglos porque la muerte de Ace fue totalmente injusta diga lo que diga Oda

En el fondo estar en un fandom no es tan malo, pese a que no sea algo que se coma. 

October 10, 2014

¡Visitad Japón, malditos!

O una colección de razones por las que creo que toda persona, sea "friki" o no, debería visitar Japón al menos una vez en la vida.

1. Porque uno no entiende Japón, como concepto, hasta que se está allí.

2. Las noches de Shibuya. Los domingos en Harajuku.

3. Los atardeceres en la Bachía de Tokyo.

4. Los miradores que te permiten contemplar ciudades inmensas como si vivieses en las nubes.

5. Los pequeños restaurantes, los que no aparecen en las guías, que te obligan a poner a prueba todo tu japonés para pedir la comida.


6. El siempre presente contraste entre lo moderno y lo tradicional. Entre la naturaleza y el cemento. Templos entre rascacielos.

7. Las tumbas de Shirohige y Portgas D. Ace que Universal Studios construyó en honor a estos personajes de One Piece. Y el futuro parque temático de la misma serie.

8. La tienda oficial de Neon Genesis Evangelion en Harajuku.

9. Los pockys.



10. El arte. Simplemente es otro concepto.

11. Los festivales propios de cada estación. Los puestos en la calle.

12. El aeropuerto de Narita.

13. Las estaciones de metro y de tren.


14. Multitud de estímulos audio-visuales allá donde vayas.

15. Los japoneses... y su forma tan japonesa de ser.


Nota: Algunos de los elementos de esta lista están recogidos en Diez razones por las que tienes que visitar Japón sí o sí que publiqué en Shibuya Scramble.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...